Estudiar una Maestría en Educación, ¿por qué me conviene?

estudiar-una-maestria-en-educacion-por-que-me-conviene

Es muy común que las personas que ingresan al área de la docencia, a nivel licenciatura y posgrado, no tengan las herramientas pedagógicas adecuadas para la impartición de clases en niveles superiores y es ahí donde una maestría en Educación hace la diferencia.

Todos somos especialistas en nuestra área, pero no toda la planta docente, en esos niveles, cuenta con mecanismos didácticos y lenguajes adecuados para el desarrollo de estrategias. Por tanto, su preparación a nivel Licenciatura será insuficiente para los actuales retos educativos.

Sobre todo cando se trata de enfoques dirigidos específicamente a crear estrategias de enseñanza, con herramientas nuevas y flexibles que puedan ser revisadas por el mismo docente, donde él mismo detecte las fallas e inconsistencias en sus estrategias, e implemente otras que permitan proporcionar una formación de calidad a los alumnos con necesidades educativas diversas.

¿Por qué es clave el nivel de maestría en Educación?

Muchas veces, como docentes, nos hemos enfrentado a grupos silentes, apáticos, desmotivados, sobre todo en pandemia.

Imparto clases en la preparatoria de Universidad La Concordia, campus Fórum; y a pesar de la preparación constante en cursos y foros de análisis, me enfrenté a situaciones donde he tenido que mejorar mis estrategias pedagógicas y tecnológicas.

Experimenté el paso de salones activos, donde se comparten ideas y sentimientos y donde la vida social es vidente, sonora y sensitiva, a salones virtuales silentes, con observadores anónimos en una relación maestro-alumno distante e indiferente.

En este contexto, nuestras limitaciones se evidencian y nos empujan a buscar nuevas formas de contacto, donde desde nuestra actuación docente logremos dinamizar y humanizar dispositivos, creando acercamientos y detectando, desde puntos de vista más analíticos y críticos, las debilidades que no permiten el acercamiento al conocimiento, profesionalizando.

Es por eso que contemplé la oportunidad de continuar con mis estudios con un posgrado enfocado a la Educación, no sólo para avanzar profesionalmente y ser mejor docente, sino para generar cambios significativos, contundentes y deliberados que promuevan programas de enseñanza innovadores en México.

Ventajas de prepararse para la enseñanza

En nuestro país 1.7 millones de personas somos docentes, menos de 1% cuenta con maestría (Inegi, 2020). De ese 1% destacan las formaciones en Ciencias Sociales y Administración, Derecho y Ciencias de la Educación, entre otras.

Investigando este tema, y tomando en consideración el contexto educativo actual por la emergencia sanitaria, llegué a la conclusión de que el docente se enfrenta a nuevos retos educativos.

Las circunstancias lo empujan a modificar su forma de enseñar y a tomar conciencia acerca de la necesidad de crear nuevas estrategias de enseñanza, orientadas a reducir la brecha entre la práctica pedagógica y el aprendizaje significativo, además de incluir una revisión crítica en la forma en que es impartida la educación hasta hoy.

Las ventajas de estudiar la Maestría en Ciencias de la Educación incluyen:

  • Ampliar la visión analítica acerca del proceso de aprendizaje
  • Proporcionar una formación científica educativa dentro de las sociedades.
  • Elevar la calidad educativa con el diseño, planificación y evaluación de todos los elementos que interfieren en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Yo, como futura maestra en Ciencias de la Educación, he detectado que en mi práctica docente voy adquiriendo una perspectiva contemporánea global acerca de los posibles puntos de mejora que me permiten hacer más eficientes mis propias estrategias de enseñanza.

También he logrado fomentar mi compromiso social, donde los conocimientos adquiridos contribuyen en mi proceso al analizar cualitativa y cuantitativamente para mejorar las políticas de educación que promuevan propuestas innovadoras para una mejora y eficiencia en la materia.

Muchos de nosotros, los docentes, sólo damos clases. Pero es preciso proporcionar mejores experiencias a nuestros alumnos, esas que resulten valiosas individualmente en su propio conocimiento y se conviertan en aprendizajes significativos. Hoy más que siempre hay que asumir los Retos de la educación después de la pandemia

Hasta aquí te comparto algo sobre lo que se descubre preparándonos a través de una Maestría en Educación.

Escrito por: L.P.H Rebeca Rodríguez Reyes, docente de Preparatoria, en Universidad La Concordia, la cual forma parte de la red Aliat Universidades.

También puedes leer este artículo sobre: Posgrado en Educación, una necesidad en la formación actual de estudiantes

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >