como-usar-las-redes-sociales-para-conseguir-un-mejor-trabajo
  • Aliat

Cómo usar las redes sociales para conseguir un mejor trabajo

Aunque el currículo todavía sea una herramienta clásica para conseguir trabajo, cada vez más, los reclutadores observan los perfiles de los candidatos en las redes sociales para saber más sobre ellos o buscar nuevos talentos.

Por eso, mantener tus perfiles actualizados y mostrar tu trabajo en ellos puede ser un paso importante para conseguir el trabajo de tus sueños.

Además de conseguir ofertas de empleo, en las redes sociales puedes hablar directamente con personas que ocupan posiciones importantes o trabajan en empresas que pueden ser interesantes para ti.

Aquellos que han tenido contacto con el mercado laboral recientemente, conocen el valor de tener una buena red de contactos online.

Si te haces presente estratégicamente en tus perfiles online, no sólo en Linkedin — el más profesional — sino también en Twitter y Facebook, tu próxima oportunidad de trabajo puede estar más cerca de lo que imaginas.

Así que, ¡pon atención a estos consejos que te vamos a dar y empieza a mejorar tus redes sociales!

Actualiza tus perfiles

¡Tu perfil es tu tarjeta de presentación digital! Es decir, cómo te presentas al mundo corporativo a través del Internet.

Para empezar, escoge una foto adecuada para tu perfil. Debes verte profesional, pero también tienes que reflejar un poco de tu personalidad.

La foto ideal debe ser tipo pasaporte, donde muestres la cara y los hombros. Es mejor dejar a un lado las fotografías en las que salgas haciendo algún hobby o de fiesta con tus amigos.

Antes de empezar a llenar tu perfil, visita los de algunos profesionales de tu área. Así tendrás una idea de las palabras clave y los términos que ellos utilizan para dominar la jerga.

En cualquier red social puedes encontrar oportunidades, sin embargo, Linkedin es la más profesional y conocida para buscar un mejor trabajo. Por lo tanto, ¡empieza por ahí!

Actualiza tu perfil con todos los datos correctos y no te olvides de añadir contenido valioso. También recuerda que Linkedin te permite agregar publicaciones, certificados, premios, pruebas y mucho más.

Describe tus experiencias y habilidades con frases claras y cortas, de manera detallada, pero no demasiado extensa, y recuerda que es una red social profesional, no personal.

En Facebook y Twitter puedes ser más casual, pero cada uno tus perfiles debe actuar como si fuera una vitrina que exhibe lo que ofreces.

Orienta la búsqueda hacia lo que necesitas

Si estás buscando una oportunidad de empleo, trabajo freelancer o prácticas profesionales, la forma de buscar en las redes sociales tiene que cambiar de acuerdo con los objetivos.

Otro punto importante es adecuar la búsqueda según la red social en cuestión. Por ejemplo, en Twitter, lo que más te puede ayudar son los buscadores.

Enfócate en los hashtags de tu interés, por ejemplo, #oportunidad, #empleo#ofertaempleo. Otra buena idea es añadir tu #cv o #curriculo para contestar algún tweet con una breve descripción sobre ti.

En Facebook, lo principal son los grupos. En el buscador, podrás encontrar grupos de trabajo con buenas oportunidades y ponerte en contacto con ellos. También hay grupos profesionales que, además de debatir en torno a cuestiones de la profesión,  comparten muchas ofertas de trabajo.

No te olvides de buscar los perfiles profesionales de las empresas y hacerte su seguidor.

En LinkedIn, solicita recomendaciones de la gente con la que has trabajado. Les puedes pedir que hablen de ti como profesional y que te escriban recomendaciones, lo que agrega una nueva dimensión a tu perfil.

Sé un experto en el área que buscas trabajo

Para muchas empresas, hoy en día, invertir y mantener una reputación positiva en las redes sociales es crucial. Muchas se hacen presentes online para reflejar y difundir sus valores a sus posibles clientes y empleados.

En el libro “Show your work”, el escritor Austin Kleon habla sobre la importancia de compartir tu trabajo con el mundo e informar a la gente qué es lo que haces y cuál es tu estilo de trabajo. Si no lo comunicas tú, nadie se va a enterar.

Por eso, utiliza tu espacio online para publicar tus mejores trabajos o proyectos personales que tengan que ver con tu campo laboral. Así, los reclutadores pueden aprender un poco sobre lo que ofreces y puedes convertirte en una autoridad sobre el tema.

Ponte en contacto e interactúa

¡Construye una red de contactos que aporten valor a tu perfil! Para eso, empieza a seguir profesionales y expertos que trabajen en algo que te gustaría hacer o en la empresa que te gustaría estar. Ponte en contacto con ellos y aprende de su experiencia. Así, incluso, puedes enterarte de ofertas de empleo que tienen disponibles y presentar tu candidatura antes que otros usuarios.

Con esa red de contactos puedes entablar conversaciones y explorar nuevas formas de colaboración en empresas que te gusten, pero sé siempre respetuoso y cordial: aunque respondan tus mensajes, a nadie le gusta cuando personas extrañas hacen una autopromoción constante y molesta.

Algo que también puedes hacer es participar y conversar en debates que ocurren en Twitter o en LinkedIn. En los comentarios puedes demostrar lo que sabes y dejar tus recomendaciones.

Cuida tu privacidad y tu reputación

Como ya mencionamos, tu perfil es tu tarjeta de presentación 2.0. Para causar una buena impresión y mantener tu reputación, debes tener mucho cuidado con lo que haces online.

Aunque no estés buscando trabajo por las redes sociales, tu perfil puede ser visto por varias empresas que quieren hacerse una idea de quién eres antes de invitarte a una entrevista oficial.

Debes cuidar de no tener información inapropiada o fotos que puedan comprometer tu reputación con tus futuros jefes. Eso no quiere decir que no puedas subir nada personal a tu Facebook o Twitter — recuerda que LinkedIn es puramente profesional —, sólo trata de pensar dos veces antes de poner contenido en Internet.

Configura correctamente la privacidad de tus redes sociales. Puedes — ¡y debes! — controlar lo que se ve y se lee de ti en Facebook, Twitter u otras redes. Si deseas subir cosas y fotos personales, la alternativa es que las compartas de manera privada, sólo con tus contactos íntimos y cercanos.

Después de todo eso, ¡te toca mantener tu reputación!

Sé profesional y piensa antes de publicar o hacer comentarios. Aunque puedas compartir y crear tu portafolio online, evita hablar sobre aspectos negativos de tu vida profesional.

No hables mal de experiencias anteriores, sino de lo que aprendiste en ellas. Es muy fácil conseguir tu perfil en Internet y ese tipo de cosas pueden manchar tu imagen.

Temas polémicos como religión, drogas y política pueden causar controversia y problemas en el futuro. Por más que quieras compartir tus creencias, no olvides hacerlo con tacto y con el máximo posible de imparcialidad.

Y por último, ¡cuida la ortografía! Independientemente de cuál sea tu campo laboral, las faltas y errores de gramática y ortografía importan. ¡No lo olvides!

Conclusión: muchos negocios ya comprendieron la importancia de buscar nuevos talentos en las redes sociales, por lo tanto, mantén tu perfil actualizado, llena todos los campos posibles y lo más importante, ¡cuida tu presencia online!

Así, basado en tus ideales y en lo que difundes en las redes sociales, puede que seas el candidato ideal para un puesto de trabajo.

¿Tienes otros consejos o sugerencias para conseguir un mejor trabajo usando las redes sociales? ¿Cuál red social consideras ideal para hacerlo? ¡No te quedes fuera de esta discusión y deja tu comentario!

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >