Cómo construir buenas relaciones de trabajo y las ventajas de hacerlo

como-construir-buenas-relaciones-de-trabajo-y-las-ventajas-de-hacerlo
  • Aliat

Cómo construir buenas relaciones en el trabajo y las ventajas de hacerlo

Cualquier ambiente de trabajo puede ser complicado si no nos llevamos bien con nuestros compañeros. A veces puede ser que nos cueste mucho socializar y hacer amigos, y a veces nos toca convivir con personas que tienen un carácter muy difícil.

Independientemente, siempre hay algo que podemos hacer para que esas relaciones laborales mejoren considerablemente y, además, es casi un deber hacerlo.

En este artículo, queremos compartirte cómo construir buenas relaciones de trabajo y los beneficios que obtienes al hacerlo.

¿Por qué te conviene?

A lo mejor puedes estar pensando algo parecido a: “No me importa lo que piensen mis colegas; yo voy a hacer mi trabajo y ya, no necesito que sean mis amigos”.

Si piensas así, debo decirte dos cosas:

  • Primero que nada, ¿qué te sucede?
  • Segundo, estás equivocado.

Para demostrártelo, deja que te comparta 4 ventajas de tener buenas relaciones en el trabajo.

Facilita tu trabajo

Tanto tú como tus compañeros (ya seas empleado o jefe) son parte de la misma empresa, por lo que se necesitan mutuamente para poder alcanzar las metas que, al final del día, definen el éxito de tu trabajo.

Si te llevas bien con ellos, será más fácil trabajar juntos para que todos ganen.

Hace más agradable las horas de oficina

Aunque suene un poco pesado admitirlo, la mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos en nuestro trabajo. Si ni siquiera haces un esfuerzo por convivir con tus compañeros de trabajo o tienes una mala relación con ellos, esas horas pueden parecer eternas.

Es más sencillo compartir con amigos que con desconocidos.

Puedes conseguir buenos amigos y socios

Muchas de las personas que están en tu oficina (y en algunos casos, todas) trabajan en el mismo nicho que tú. Todas son profesionales y tienen metas laborales similares a las tuyas.

Por eso, no es extraño que muchas de ellas sean buenos candidatos a convertirse en socios de negocios en el futuro o, simplemente, en buenos amigos con los que compartes gustos similares.

No pierdas la oportunidad de entablar estos vínculos.

Reduce el estrés laboral

El trabajo causa estrés, eso lo sabe todo el mundo. Si a eso le añades discusiones con tus compañeros, una mala actitud de tu parte y objetivos no alcanzados porque no pudieron ponerse de acuerdo, llegar al final de cada mes puede ser una verdadera tortura.

Por otro lado, si tienes buenos amigos en la oficina que están dispuestos a ayudarte y todos caminan en la misma dirección, tendrás muchas menos razones para estresarte por tu trabajo.

Ahora que conoces los beneficios, es hora de que descubras cómo acceder a ellos. A continuación, te compartimos 7 consejos que te ayudarán a construir relaciones fructíferas en el trabajo.

Interésate en su vida

La mejor forma de hacer buenas relaciones con las personas que te rodean es transmitirles que te importa lo que les suceda.

No te cuesta nada preguntarles sobre su día, cómo pasaron el fin de semana. Si los ves de mal humor o tristes, intenta saber el porqué y ayúdalos si es posible. Cuando te cuenten algo que les preocupa, recuérdalo y pregúntales más tarde si lo lograron resolver.

Ésta es una buena regla no sólo para el trabajo, sino también para la vida en general.

“Gracias” y “por favor”

Es cierto que muchos de los “favores” que te harán tus colegas no vendrán de la calidez de su corazón. Es muy probable que cuando hagan algo para ayudarte sea porque es su trabajo y no les queda de otra.

A pesar de eso, siempre que pidas o te entreguen algo, es de cortesía decir “por favor” y “gracias”, preferiblemente con una sonrisa. Aunque no lo creas, cuando te comportas de esa manera también ayudas a que tus colegas hagan su trabajo de buena gana y estén más dispuestos a escucharte cuando necesitas algo.

Tampoco sobra si, a la hora de que necesiten algo de tu parte, respondes con buena cara algo como: “Claro, cuenta conmigo” o “Lo tendré listo sin problemas”, etcétera.

No te calles cuando algo te molesta

Si hay algunas cosas que te molestan de tus compañeros, habla con ellos directamente y diles, de manera respetuosa, cómo te hacen sentir y pídeles que cambien.

También aprende a elegir tus batallas, tampoco se trata de quejarte por todo.

No hables mal a sus espaldas

Siguiendo la línea anterior, si hay algo que te molesta háblalo con ELLOS, no lo utilices en su contra cuando estés con otros empleados. De la misma forma, si sabes que uno de ellos tiene un problema personal, respeta su privacidad y no lo divulgues.

Brinda tu ayuda

Si alguien necesita ayuda, ¡sé el primero en ofrecerla! Todas las personas, por muy antipáticas que te puedan resultar a primera vista, son agradecidas cuando alguien las saca de un apuro.

Ésta también es una buena técnica para acercarte a esos compañeros que tienen un carácter difícil y son algo complicados de tratar.

Por supuesto, esto no significa que te conviertas en el esclavo de todos, sino que hagas un pequeño esfuerzo extra para acercarte a ellos.

Escúchalos cuando te critiquen constructivamente

Ten presente que en cualquier tipo de relación, hay dos partes, así que si hay una persona con la que no te llevas bien, es muy probable que también tengas algo de culpa.

Si alguien se acerca a ti con algo de crítica constructiva, escúchalo atentamente. 9 de cada 10 personas que hacen eso, seguramente tienen una buena intención en la cabeza. Esa crítica puede ser personal o profesional, pero debes tener una actitud de agradecimiento al recibirla, después de todo, si te lo dicen es porque piensan que es algo que puedes mejorar.

¡Socializa!

Reuniones en la oficina, cumpleaños, salidas al bar los viernes, cualquier excusa es buena para convivir. Ya sea por el estrés o alguna otra razón, muchas personas muestran una cara en el trabajo y otra cuando salen.

Socializar con tus compañeros de trabajo te puede ayudar muchísimo a construir buenas relaciones con ellos y entender mejor cómo piensan y qué les preocupa.

Si sigues estos consejos, sin duda verás cómo tus relaciones en el trabajo mejoran considerablemente. De todas formas, ten presente que el propósito final no es beneficiarte sólo a ti, sino interesarte por aquellos que te rodean para que ellos también se sientan mejor.

No olvides que tus colegas son personas que tienen preocupaciones muy similares a las tuyas, por lo que no los veas como un medio para conseguir lo que quieres sino como otra persona a la que quieres ayudar a que alcance sus metas.

¿Te ayudó este contenido? Si es así y quieres tener acceso a otros artículos similares, suscríbete a nuestro newsletter.

Si te es útil compártelo :

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >