¿Cómo aumentar tu productividad laboral?

como-aumentar-tu-productividad-laboral

¿Cómo aumentar tu productividad laboral?

¿Quieres ganar más dinero? ¿Quieres tener un mejor puesto? Pues, la clave es ser más productivo en el trabajo.

En este mundo, en el que una empresa estadounidense, china, mexicana o de cualquier otro lugar, puede tener participación global y oficinas alrededor del mundo, es necesario ser una persona altamente productiva para poder crecer y ser exitoso.

La competencia ahora es global, y hay cientos de personas que también desean el puesto que tienes. Pero, ¿cómo puedes lograr una mejor productividad laboral? ¡Aquí te damos 7 consejos para que lo hagas!

1. Establece una rutina diaria

Al establecer una rutina diaria, te volverás más organizado, por lo tanto podrás acomodar tus pendientes y trabajos diarios de forma más eficiente.

Podrás decidir qué tareas van primero y cuáles al final, según su importancia, y asignar tiempos para cada tarea y actividad.

Si eres del tipo de persona que le cuesta mucho ser organizado, una buena idea es que, al inicio, escribas en un cuaderno tu rutina diaria, lo revises constantemente durante el día y, antes de irte a dormir, verifiques si cumpliste con todo lo que tenías programado.

También es buena idea imponerte pequeños castigos en caso de que falles en algo, como por ejemplo, tendrás que acostarte una hora más temprano el día siguiente o tendrás que almorzar ensalada ese día.

2. Trata bien a tu cuerpo

Con tratar bien a tu cuerpo nos referimos a:

  • Duerme las horas necesarias (8 horas en promedio);
  • Aliméntate sanamente, deja a un lado la comida chatarra;
  • Toma 2 litros de agua al día;
  • Haz ejercicio diario, por lo menos 30 minutos al día.

Por supuesto, también existen otras necesidades que atender, como el entretenimiento o el sano esparcimiento, las cuáles también tienes que manejar para que tu energía siempre esté llena y puedas ser más productivo en el trabajo.

3. Aprende a trabajar en equipo/delegar

Es cada vez más raro un trabajo en el que no se tenga que trabajar en equipo o en el que no sea necesario depender de alguien más.

La exigencia actual, tanto en tiempo como en método, es muy alta y necesitas trabajar en equipo o ser capaz de delegar.

Como dice el dicho: “dos cabezas piensan mejor que una”. Así que no te resistas. Es bueno para la persona que te está ayudando, para la empresa y para ti. Además, siempre será más entretenido trabajar en un proyecto en el que estás acompañado y, por lo general, también es más fácil conseguir buenos resultados.

En el caso de que tengas a un grupo de personas a tu cargo, ya sea porque estás en un puesto gerencial o directivo, es obligatorio que aprendas a delegar.

Por muy bueno que seas, jamás podrás hacer todo el trabajo por tu cuenta tan bien como lo harías con la ayuda de otros. Confía en los demás y aprende a delegar cosas que piensas que sólo tu podrías lograr.

4. Sé determinado

Más seguido de lo que quisiéramos admitir, nos sucede que una situación negativa, un mal momento en el negocio o un problema personal, nos desmotiva y nos hace perder de vista la meta.

Muchas personas empiezan bien su día, su semana o su mes, pero a medida que va pasando el tiempo, pierden interés y determinación. El problema con esto es que se vuelve un círculo vicioso, ya que la falta de motivación les evita hacer un buen trabajo y eso los desmotiva todavía más.

Si quieres aumentar tu productividad laboral, tendrás que ser determinado, no dejar que nada te desmotive y saber hacia dónde vas. Plantéate metas claras y repítelas cada mañana. ¡Que cada día tenga un propósito!

5. Prepárate el día anterior

Empieza tu día sabiendo qué tareas hay que realizar. Asigna un tiempo la noche anterior para acomodar tus horarios del día siguiente.

Siempre empieza asignando las cosas que son realmente prioritarias, y cuando te vayas a la cama repasa tu horario en tu mente para que sea lo primero en lo que pienses cuando despiertes.

6. No respondas el celular, sólo en emergencias.

Nos guste o no, nuestra sociedad tiene un serio problema: existe una fuerte adicción a los celulares. Según la revista Muy Interesante, la persona promedio revisa su celular 100 veces al día.

Supongamos que estás en el promedio y checas tu celular 100 veces al día. Si cada vez que lo haces gastas un mínimo de 20 segundos, eso equivale a 2000 segundos al día, ¡más de media hora! Y esto es sólo si tardas 20 segundos, si gastas más, ¡quién sabe cuanto tiempo de productividad laboral estás perdiendo!

Por eso, te recomiendo que en horas laborales pongas tu celular en modo vibrar y un poco lejos de ti para que no caigas en la tentación.

7. Ponte metas alcanzables

Al cumplir una meta, te sentirás bien contigo mismo y estarás motivado a hacerte más productivo. Por el contrario, si tus metas están demasiado lejos, terminarás frustrado y querrás rendirte.

Eso no significa que debas apuntar bajo, sino que, si tienes una meta grande a la cual le tienes que invertir mucho tiempo, proponte primero tareas pequeñas y alcanzables al corto y mediano plazo que poco a poco te acerquen a tu meta final. ¡Esa sensación de progreso puede ser una maravilla!

En resumen, lo más importante para aumentar tu productividad laboral es que ames lo que haces, que veas tu trabajo como tu hobby, ¡así toda tu energía será invertida en tu trabajo!

Por supuesto, está claro que no todos tenemos la oportunidad de conseguir el trabajo de nuestros sueños de buenas a primeras. Así que no te desanimes si el trabajo que tienes ahora no es el mejor. Considéralo un peldaño en tu camino a la cima.

¡Y listo! Esos fueron algunos consejos para que aumentes tu productividad laboral. Síguelos y notarás un cambio sustancial en tu actividad diaria y, lo mejor de todo, es que no serás el único, sino que tus jefes también lo harán.

Si te gustó el artículo, ¡compártelo! :

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >