9 razones para estudiar y trabajar al mismo tiempo

9-razones-para-estudiar-y-trabajar-al-mismo-tiempo

Estudiar y trabajar es un desafío que muchas personas no se atreven a asumir, generalmente porque temen no rendir lo suficiente en alguna de estas actividades si llegan a combinarlas.

Sin embargo, lo cierto es que aceptar este reto se ha convertido en una necesidad en el competitivo mercado laboral de hoy, en el que sólo los más preparados y los que tienen más conocimientos son capaces de alcanzar las posiciones de mayor relevancia en las empresas.

Si formas parte del grupo que trabaja, pero que considera que no tiene tiempo de ir a la universidad, es importante que sepas que culminar tus estudios puede mejorar significativamente tu calidad de vida y darte una ventaja considerable sobre el resto.

Por otro lado, si cursas una carrera y aún no has ingresado al mercado laboral, estás perdiendo la oportunidad de generar ingresos y sumar experiencias valiosas para tu currículo y tu crecimiento personal.

Por supuesto, está claro que estudiar y trabajar a la vez no es fácil, pero ¡sí es posible! Y para motivarte a que lo hagas, aquí te daremos 9 razones que te demostrarán que vale la pena combinar estas actividades.

¡Empecemos!

1. Experiencia y estudios

Como seguramente ya te ha dicho todo el mundo, las empresas te pedirán experiencia a la hora de buscar trabajo, independientemente de si estás recién egresado de la universidad o no.

Lo que seguramente no todos te dicen, es que las posiciones más importantes también te piden que estés titulado en una carrera especializada en la posición a cubrir.

Está claro que la experiencia es uno de los factores que más importa para las personas que contratan, pero un profesional titulado tiene muchas más probabilidades de ser considerado para un puesto estratégico y bien pagado.

Puedes pasar décadas en tu trabajo, pero si no complementas esa experiencia con conocimientos avanzados, es muy probable que encuentres un muro imposible de superar más pronto de lo que esperas.

2. Aumenta tu ingreso

Es bien sabido que, en muchos de los casos, los alumnos universitarios tienen poco dinero para gastar y los adultos jóvenes trabajadores, menos.

El costo de la matrícula, los útiles escolares y los gastos de vida como la comida, la renta y los servicios, hacen que la opción de estudiar rápidamente se vuelva algo temible.

Por eso, los estudiantes necesitan un trabajo que les dé un ingreso extra mientras estudian, y los adultos jóvenes necesitan conocimientos que les permitan conseguir mejores opciones de trabajo y crecer profesionalmente.

Quizás suene duro hacer toda esa inversión de tiempo y dinero en este momento, pero cuando acabes la carrera, estarás agradecido de haberlo hecho, ya que la paga que recibirás será considerablemente mayor.

De hecho, es probable que recuperes lo que gastaste en un corto periodo de tiempo.

3. Referencias

Así como es necesaria la experiencia, también es valioso tener a alguien que pueda certificar tus habilidades frente a los demás y que puedas usar como referencia.

Entrar a una universidad y desempeñarte bien ahí te permitirá hacerte amigo de muchos profesores que también están presentes en el mundo laboral y tienen muchos contactos importantes.

En pocas palabras, tendrás a un profesional dispuesto a decir lo bueno que eres en lo que haces a quien se anime a preguntarlo.

Específicamente, la época universitaria, independientemente de la modalidad de estudio que elijas, (en línea, ejecutiva o tradicional) representa una oportunidad única e inmejorable para hacer networking.

Este proceso consiste en relacionarse con personas del mismo ámbito laboral y académico para construir una red de contactos profesionales en la que prevalece la cooperación mutua.

Así como otros podrían ayudarte a obtener un gran empleo o servirte como conexión hacia una oportunidad, tú también podrás ayudar a terceros y poner a disposición de ellos tus conocimientos y contactos.

Dentro de una red de networking, por ejemplo, se comparte información sobre el mercado laboral, disponibilidad de vacantes y alternativas de capacitación y formación.

4. Confianza

Una entrevista de trabajo puede ser muy estresante e intimidante, especialmente si es para un cargo importante, pero si sabes con certeza que puedes desempeñar las labores de ese puesto de manera correcta, será más fácil manejar la presión.

Estudiar en la universidad te da un montón de herramientas que te permitirán hacer muchas cosas que otros no podrían. Eso de por sí te permitirá transmitir una confianza mucho mayor a la hora de solicitar un trabajo y te ayudará a resaltar.

Un profesional recién egresado de la universidad que haya trabajado mientras estudiaba, puede tener la experiencia y seguridad necesaria para tener éxito en una entrevista de trabaja y demostrar su potencial.

En cuanto a aquellos profesionistas recién egresados que nunca desempeñaron funciones laborales, aunque también cuentan con la oportunidad de destacar, pueden ser propensos a mostrarse nerviosos en sus primeras interacciones con empresas y posibles empleadores.

Por otro lado, existen personas que tienen mucha experiencia, pero que su poco bagaje académico los limita en cuento a conocimientos técnicos, teóricos y capacidad de innovación, lo cual los hace menos atractivos para cargos de gran relevancia.

En fin, ¡estudiar y trabajar siempre es la mejor opción! Además de darte soltura en las entrevistas, potenciará la confianza en ti mismo a la hora de cumplir con responsabilidades profesionales.

5. Disciplina

Para trabajar y estudiar al mismo tiempo, necesitarás mucha voluntad, pero sobre todo mucha disciplina para poder tomar buenas decisiones y saber decir que no a las fiestas y desveladas de vez en cuando.

Ser disciplinado es algo que te ayudará por el resto de tu vida y te dará una ventaja muy grande frente a los profesionales que no son como tú.

6. Conocimiento práctico y teórico

En la universidad obtendrás conocimientos teóricos muy valiosos que serás capaz de usar en tu trabajo.

No subestimes este punto, ya que poder aplicar lo que aprendes en el trabajo también te ayudará a ser un mejor estudiante en la carrera.

Por ejemplo, es difícil entender las fórmulas matemáticas que dan en clase, pero si tu trabajo te pide usarlas en una actividad práctica, te será más sencillo comprender su importancia y lógica.

Dicho de otra manera, estudiar y trabajar al mismo tiempo te ayudará a absorber mejor lo que aprendes en la carrera y a ser mejor en tu trabajo.

7. Posibilidad de ahorro

Si te atreves a estudiar y trabajar al mismo tiempo podrás generar ahorros que posteriormente podrás destinar a proyectos y actividades valiosas que fomenten tu desarrollo profesional y te conduzcan hacia la prosperidad.

Si reúnes un significativo capital durante tu época universitaria, al culminar la carrera podrás invertirlo de diferentes maneras, como:

Apertura de un consultorio o despacho

El libre ejercicio profesional es una alternativa ideal para quienes esperan ser sus propios jefes y definir el ritmo de sus vidas.

Diferentes carreras universitarias brindan la posibilidad de prestar servicios privados e independientes, los cuales tienen costos y precios definidos por los propios licenciados.

Por ejemplo, carreras como Psicología y Odontología te permitirán abrir tu propio consultorio y prestar servicios exclusivos a tu clientela.

Por otro lado, opciones académicas como Derecho y Contaduría les brindan a sus egresados la oportunidad de desenvolverse profesionalmente a través de despachos propios o en asociación con colegas.

Emprender un negocio

¿Sabías que la formación profesional es muy útil para quienes desean emprender sus propios negocios? Al contrario de lo que algunas personas piensan, los licenciados no sólo pueden trabajar de manera subordinada.

Como ya sabes, los profesionistas pueden ejercer sus carreras de manera privada e independiente. Además, tienen la posibilidad de aprovechar sus conocimientos para crear y gestionar sus propios negocios de manera organizada.

Una universidad de calidad aborda objetivos de estudio sobre liderazgo y gestión de equipos y organizaciones en la gran mayoría de sus licenciaturas, con la finalidad de ampliar el abanico de posibilidades de sus alumnos.

Por supuesto, existen algunas carreras que están directamente relacionadas con el mundo empresarial y, por lo tanto, resultan ideales para los emprendedores, entre éstas:

  • Comercio Internacional
  • Administración de Empresas
  • Mercadotecnia
  • Contaduría Pública

Las carreras de ingeniería, entre ellas la Industrial, también son muy favorables para los aspirantes a empresarios, productores o comerciantes.

Cursar un posgrado

Trabajar mientras estudias también te ayudará a reunir dinero para invertirlo en el estudio de un posgrado luego de culminar la carrera.

Alcanzar el más elevado nivel de capacitación te convertirá en candidato a ocupar cargos de alta gerencia y dirección dentro de organizaciones de diferentes sectores.

También te dará la credibilidad suficiente para construir una sólida clientela, en caso de que optes por el libre ejercicio profesional.

Viajar o trabajar en el extranjero

Sí, viajar también es algo que te brindará beneficios como profesional, ya que podrías aprender nuevos idiomas, nutrirte de otras culturas y absorber técnicas, prácticas y metodologías que emplean especialistas de otras naciones.

Estudiar y trabajar también puede ayudarte a juntar suficiente dinero para costear tu vida en otro país durante unos meses, mientras buscas un trabajo profesional.

¡Son muchas las oportunidades que tendrás si ahorras mientras estudias!

8. Mayor capacidad organizativa

Más allá de la disciplina, estudiar y trabajar de forma simultánea te ayudará específicamente a desarrollar tu capacidad organizativa.

Entre otras cosas, te verás motivado a desarrollar hábitos positivos, como agendar tus días y tomar notas de tus pendientes y compromisos.

Las personas con una elevada capacidad organizativa suelen tener éxito tanto en el mundo laboral como el académico y, además, acostumbran a cumplir con sus objetivos y administrar sus ingresos de forma correcta.

Aunque la dinámica del mundo de hoy nos haga pensar que las horas del día no son suficientes para cumplir con múltiples actividades, si te organizas sí podrás hacerlo y, además, destacarás en cada una de éstas.

9. Oportunidad de obtener un ascenso en el corto plazo

Si actualmente trabajas, pero no estás del todo a gusto con el cargo que tienes y la cantidad de dinero que percibes, ¡añade a tu vida el estudio de una carrera universitaria!

No te decimos esto sólo porque al graduarte tendrás la posibilidad de obtener un empleo mucho mejor y acceder a niveles de ingresos significativamente superiores.

Incluso, el inscribirte en la universidad y nutrirte de nuevos conocimientos puede que te ayude a obtener un ascenso dentro de la empresa en que te desenvuelves en la actualidad.

Por ejemplo, si eres vendedor de una cadena de tiendas y decides estudiar Mercadotecnia, en los primeros semestres aprenderás sobre estrategias de promoción, selección de canales de distribución, fijación de políticas de precios y otras áreas que te pueden llevar a optar por una posición de mayor responsabilidad.

También, estudiar una licenciatura puede darte las herramientas necesarias para generar ingresos extra a través de proyectos como freelancer.

En el caso de la licenciatura en Mercadotecnia, su formación puede servir para prestar servicios independientes de planeación de contenidos o gestión de interacciones en redes sociales.

¡Y listo! Espero que esas razones hayan sido suficiente para motivarte a estudiar y trabajar al mismo tiempo.

La etapa de la vida universitaria está llena de conocimientos, diversión y experiencias. Si no te tocó vivirla al terminar la preparatoria, no pasa nada, ¡todavía estás a tiempo!

Ten presente que al salir de la universidad, tus oportunidades podrían ser incluso mejores que las de aquellos que no trabajaron y estudiaron al mismo tiempo.

Eso sí, para que la formación profesional realmente sea beneficiosa para tu vida, debes inscribirte en una institución de calidad. Lo más importante en relación a una casa de estudios es que sus programas académicos sean oficiales y reconocidos por las autoridades.

En México, los planes educativos de calidad están avalados por el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE). La Secretaría de Educación Pública (SEP) sólo otorga este aval a aquellos programas que son integrales, profundos y actualizados.

¿Te pareció interesante este artículo? Si tienes alguna inquietud sobre el tema abordado o quieres expresar tu punto de vista, ¡déjanos un comentario!

Si te gustó el artículo, compártelo a un amigo.:

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >