10 consejos para que tengas una buena entrevista de trabajo

10-consejos-para-que-tengas-una-buena-entrevista-de-trabajo
  • Aliat

Es normal que tengas algo de nervios antes de entrar a una entrevista de trabajo, especialmente si de verdad necesitas conseguir la posición o es un puesto que te entusiasma bastante.

Cualquier persona que se presenta ante un reclutador siente la gran presión de demostrar que es el candidato adecuado para llenar la posición, y esa presión puede hacer que demos la impresión equivocada.

Lamentablemente, este artículo no puede convencerte de que eres un buen profesional y que por lo tanto debes tener confianza en tus habilidades. Lo que sí puede hacer, es darte varios consejos que te ayudarán a sentirte más preparado a la hora de afrontar una entrevista de trabajo.

Si estás interesado, ¡sigue leyendo!

Investiga sobre la empresa

Una muy mala señal para un reclutador es que la persona que entrevista no conozca la empresa ni la forma en la que trabaja.

No están esperando que seas un experto, pero al menos debes saber decirles en qué rama trabajan y cuál es su modelo de negocio. Tampoco estaría mal que supieras el nombre del dueño.

Llega a tiempo

Ser puntual no sólo indica que respetas el tiempo de los demás, sino que muestra que eres una persona responsable y profesional.

Dicho esto, la verdad es que no ganas mucho llegando temprano, pero llegar tarde te hace perder bastante. Recuerda que no serás el único al que entrevistarán, por lo que cualquier detalle puede hacer la diferencia.

Ve vestido de acuerdo con la ocasión

Ten muy presente que no todas las empresas esperan que te presentes de traje y corbata a la entrevista. De hecho, en algunos casos puede ser contraproducente.

Si eres un abogado, doctor o ingeniero, por ejemplo, es muy probable que tengas que presentarte vestido de manera formal. Sin embargo, si eres un diseñador, comunicólogo o la empresa a la que aplicas se vanagloria de ser “relajada” y “cool”, ir vestido casual puede demostrar que entiendes el ambiente de trabajo al que te quieres unir.

Ensaya tus respuestas

La mejor forma de lograr esto es revisando tus fortalezas y debilidades porque son los temas en los que más se interesará el reclutador.

Si tienes poca experiencia, practica tu respuesta para hacerle entender que cuentas con los conocimientos necesarios y que puedes aprender rápido los pormenores de la posición. Si te pregunta por tu trabajo anterior, ten en mente una lista muy breve de tus responsabilidades y cómo las resolvías.

Practica frente al espejo y trata de prepararte para lo inesperado. Si haces este ejercicio, es muy probable que la entrevista termine siendo mucho más sencilla de lo que esperas.

Prepara tus preguntas

Si hay algo que se ve muy mal frente a un reclutador, es un candidato que no hace preguntas. A los ojos de la empresa, pareciera que no te interesa el trabajo o simplemente no entiendes muy bien cómo funciona el mundo laboral.

¿Cuál es el horario de trabajo? ¿Ofrecen seguro? ¿Cuáles serían mis responsabilidades? ¿Cómo miden mis avances? ¿A qué posiciones puedo aspirar en el futuro? ¿Cuánto me pagarán?

Fíjate que coloqué la pregunta sobre el sueldo al final. Es importante que no te vean como un mercenario, aunque el dinero sea una fuerte motivación.

Sé abierto

Es muy probable que el reclutador se interese en tu persona, después de todo, parte de su trabajo es identificar si vas a encajar en el ambiente laboral de la empresa, no sólo leer tu valor curricular.

Responde sus preguntas con tranquilidad y no te pongas a la defensiva. De todos modos, si el reclutador piensa que tu personalidad no es compatible con la empresa, puede que tenga razón (y así te ahorraste varios meses de frustraciones).

Sé honesto y positivo

Esto debería ser obvio, pero en el momento se te puede olvidar por culpa de la necesidad de agradar al reclutador. Tarde o temprano, todo se sabe, por lo que si mientes en tu entrevista puedes terminar dañando tu credibilidad.

Es mejor que la empresa sepa de antemano qué es lo que puedes aportar y lo que no. Por supuesto, si hay algo que no puedes hacer siempre sé positivo y admite que, aunque no tienes mucha experiencia en el asunto, estás dispuesto a aprender cosas nuevas y dedicar tiempo a mejorar.

Presta atención a lo que te preguntan

Responder rápido no es sinónimo de responder bien, y en una entrevista puede ser dañino.

Escucha bien lo que te preguntan y piensa antes de responder. Tus respuestas deben ser inteligentes y concisas.

Piensa en tus logros y asegúrate de mencionarlos (si te preguntan)

Asegúrate de tener una lista mental de todas las cosas que has conseguido, especialmente las que son más recientes. Quedarte con la boca abierta cuando te preguntan “¿qué has hecho hasta ahora?” te hace ver como una persona sin experiencia que no sabe lo que vale.

Los reclutadores quieren saber qué has aportado a las empresas en las que has trabajado y el potencial que puedes llegar a alcanzar.

Calificaciones en la universidad, proyectos, mejoras de procesos, etcétera. Todas esas cosas pueden ayudarte a demostrarle al reclutador que eres la persona indicada para el trabajo.

Sonríe y sé amistoso

Relájate. Respira profundo.

La persona que se sentará frente a ti no está tratando de afectarte negativamente. Es un profesional que está haciendo su trabajo lo mejor que puede, nada más.

Toma la entrevista como si fuera una conversación amigable entre dos profesionales que quieren conocerse mejor. Se vale que le hagas preguntas y comentarios sobre él y su día (sin caer en la adulación, obviamente).

Este consejo, además, te ayudará mucho a lidiar con el nerviosismo.

Si sigues las recomendaciones que te dio este artículo, sin duda te irá mejor en las entrevistas y podrás conseguir un buen trabajo. Sin embargo, ten presente que ninguna empresa te aceptará si no cumples los requisitos mínimos para cubrir la posición, así que preocúpate por adquirir cada vez más experiencia y conocimientos para ser un candidato más atractivo.

Comparte este contenido con tus amigos::

Leave a Reply

Estudia en On Aliat >